17 de mayo de 2017

Rosa pasión



De nuevo volvemos a las andadas y procedemos a narraros una jornada de pesca, esta vez algo diferente.
La jornada transcurrió hace unos días, entre vientos y vientos pudimos salir de pesca. Estamos en Mayo, mes donde los pargos suelen hacer su aparición en la Costa de Huelva y decidimos ir tras ellos. Es una especie por desgracia poco abundante en nuestra costa, sobretodo los últimos años.

Zarpamos, como siempre, bien temprano en busca de cebo. Las caballas están difíciles aún, así que sólo contamos con chocos vivos que hemos capturado durante un par de horas antes de dirigirnos a la marca.  La marca elegida es una zona donde suelen entrar tanto corvinas como pargos de buen porte. Cualquiera de las dos especies serían bienvenidas.

Llegamos algo tarde al pesquero, y apenas 20 minutos después de fondear y a 40 minutos de la parada de la marea nos sorprendió una buena picada: Un precioso pargo macho de 13kg.


Venía enganchado por un lateral de la cara, señal de que están atacando salvajemente al cebo. 
En los minutos posteriores levantamos varios cebos con marcas de bocados de pargos, la excitación y la esperanza de una nueva captura es máxima.

Tan sólo media hora después y prácticamente en la parada, una brutal picada hace chillar el freno del carrete. Este parece muy bueno. La primera embestida a duras penas nos deja sacar la caña del cañero.
 

Su captura nos hizo sudar, puesto que desde un principio tiró hacia el cabo del rezón e hizo temer lo peor. Por suerte logramos pasar la caña hacia el otro lado y combatirlo en la proa sin correr riesgos. Dio una excepcional pelea con varios intentos de buscar el fondo. La potencia y resistencia de esta especie es brutal.

Mientras emergía su silueta desde el fondo, ya cansado, mirábamos asombrados, ¡es aún más grande que el anterior! Otro precioso pargo macho, esta vez de 16kg de peso.


La jornada se saldó con este precioso doblete de pargos. No es habitual la captura de ejemplares tan grandes en nuestra costa y mucho menos de 2 en una sola jornada, por lo que nos vamos a puerto muy felices de haber podido disfrutar de ello.


Como siempre, agradecidos al mar, y esperando que pronto podamos volver a disfrutar de momentos como estos.

2 comentarios:

  1. Menudo doblete y 29kg en total,normal que os hicieran sudar.Es una especie muy luchadora y por su escasez con respecto a otras cuando se ve ese color emociona,un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Iván, mucha felicidad!

      Gracias por comentar!!

      Eliminar